Cocina venezolana en Barcelona: Adnaloy Osio y sus hermanos

Para cualquier persona que se ha preguntado ¿qué es la cocina venezolana? ¿De qué manera se diferencia de cualquier otra cocina Sudamericana? Las respuestas se encuentran en Caña de Azúcar, un restaurante gastronómico situado en el corazón del Eixample, que combina sabores latinos con inusuales ingredientes frescos y un servicio agradable en un ambiente familiar. El chef Adnaloy Osio es un joven talento culinario emergente que ofrece una propuesta gastronómica única, que sorprenderá y deleitará a los "foodies" más exigentes.

La gastronomía venezolana está compuesta por una gran fusión de culturas: indígena, española, italiana, africana... Por ello, su comida está conformada por una amplia variedad y los sabores típicos en Venezuela resultan exóticos para cualquier paladar.


Caña de Azucar

Caña de Azucar

Caña de Azúcar nace de la ilusión de los hermanos Osio de crear un nuevo espacio de restauración, con todos los ingredientes necesarios para que los clientes se sientan como si estuvieran en una típica casa Venezolana. Un lugar en el que además, puedan degustar una carta extraordinaria llena de nuevas sensaciones, realizada combinando técnicas de elaboración actuales y recetas familiares tradicionales de la familia Osio, con la finalidad de mantener la pureza de los orígenes y sabores de los productos.

Caña de Azucar
La zona de la barra con cócteles

Caña de azúcar te propone una carta llena de sabores, matices, texturas y sensaciones. La gastronomía venezolana es la expresión del colorido de su tierra, el gusto de su sazón y su alegría desbordante. No pretende ser un restaurante gastronómico al uso, cada plato de su cocina lleva consigo una historia y un sentimiento escondido. La materia prima con la que las hermanas Osio trabajan cada uno de sus platos es de la más alta calidad, trabajando con productos ecológicos en su mayoría. Es una propuesta gastronómica para ser comida en muchos casos con las manos, disfrutando de cada bocado, lo que nos ayudará a trasladarnos a tierras venezolanas. Cabe hacer mención a su coctelería, con una gran variedad de rones de primera calidad con los que maridar de manera espectacular con su propuesta gastronómica.

Caña de Azucar
El comedor del fondo

Adnaloy Osio empezó su formación en Venezuela para continuarla en la escuela Hofmann de Barcelona. Su carrera profesional se ha ido forjando con el tiempo, de la mano de grandes chef tales como Andoni Luis Anduriz (Restaurante Mugaritz), Martin Berasategui o Jordi Cruz, los cuales han marcado la trayectoria de Adnaloy Osio.

Caña de Azucar
Caña de Azucar
Caña de Azucar

Obra del Ingenia Group (vease Bananas) el estilo estético del restaurante responde a una mezcla de conceptos típicos de las diferentes zonas de Venezuela que se implementan en las distintas partes del local: la entrada con su ladrillo a la vista y paredes de colores recrea un patio típico de las casas venezolanas, con lámparas de bambú y suelos de terracota. La zona del bar de cócteles, decorada con un exuberante papel pintado y el comedor trasero, como si fuera el interior de una vivienda con paredes de piedra, baldosas blancas y negras y plantas tropicales.

Caña de Azucar
Los cócteles de ron son obligatorios de probar!

Adnaloy Osio, chef y propietaria
En cuanto al mobiliario, se ha trabajado diferentes combinaciones de elementos: piezas tales como sofás y mesitas inspirados en el diseño americano de mediados del siglo XX de la marca catalana Lobster's day, todo artesanal en fibra de vidrio, aportan un gran toque de diseño (www.lobstersday.com/). Butacas y mesitas clásicas de mimbre aportan un carácter latinoamericano al conjunto.


Caña de Azucar
C/ Muntaner 69, 08011 Barcelona
Telf. 93 681 75 57
Horario: 13:30–17:00, 20:00–2:00


Fuente: http://barcelona.b-guided.com
Compartir en Google Plus

SOBRE POSITIF

 photo P_zpsxojt79vl.jpg
Positif es un portal dedicado a reunir las noticias positivas de Venezuela para ofrecer a todos los venezolanos un lugar donde apreciar nuestro país y sentirnos orgullosos de él. No somos un muro que busca tapar la realidad que vivimos día a día, sino un espacio para descansar de ella.
    Comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario