El Cirque Du Soleil elige a baterista venezolano


Uno de los mejores bateristas de la escena venezolana ha sido seleccionado por el Cirque Du Soleil para engrosar su enorme lista de artistas. El tachirense Yilmer Vivas será a partir de ahora miembro oficial de la compañía de circo más grande e importante del mundo, formando parte del espectáculo Luzia.  

Una carrera que comenzó en la orquesta juvenil de Táchira, a los ocho años, ha atravesado gratos momentos que le han hecho compartir escenario con Rolando Briceño, James Seeley, Richard Griffin, James Delano Zollar, entre otros grandes artistas y ser dirigido por Gustavo Dudamel, en la Orquesta Juvenil Simón Bolívar.

Aunque no dejará atrás ese jazz que se le metió en las venas en la Big Band Simón Bolívar, ni la música venezolana que aprendió con el cuatro desde muy pequeño, Vivas experimentará con el circo nuevos horizontes que incluyen, además de la batería y la percusión, el canto.  

Conoce y disfruta un poco más de este completo artista a través de las mismas palabras que este andino trotamundos ha compartido con el equipo de El Venezolano de Madrid.

-¿Cómo fue el proceso de selección en el Cirque Du Soleil?
El proceso de selección depende de la persona y de lo que el Cirque esté buscando en ese momento, lo veo de esa manera. Ellos vieron un material que les envié y me llamaron a una audición que harían en México. Por cosas de la vida yo estaba viviendo en México para ese momento, así que aproveche la oportunidad para presentarme.

-¿Seguirás haciendo jazz en Cirque Du Soleil?
En el Cirque no haré jazz, pero en paralelo trabajaré en proyectos haciendo jazz, música venezolana, fusión, world music.

-¿Qué harás allí? ¿Cuáles son tus funciones?
Debo hacer todo lo que sea posible musicalmente. En principio, solo actuaba en mi función como  baterista y percusionista, pero ahora hemos agregado otros elementos como cantar y tocar el cuatro.

-¿Cuál es el estilo musical del circo? ¿Cómo te adaptas a esa propuesta?
Ellos tienen un sonido particular, siempre encuentran lo mejor para cada canción de los shows. Eso es interesante. Creo que ellos tienen su propio estilo y sonido, es como un viaje por muchos colores e influencias, quizá podamos llamarlo world music, quizá no.

He corrido con la suerte de venir de un país donde la tradición es fundamental. En los últimos años esa tradición ha tomado una forma y color contemporáneo, creando un entorno bastante interesante entre la mezcla de conceptos y criterios musicales, que van desde lo más folclórico hasta lo más actual en ideas, aportes y fusiones.

Esa combinación aporta resultados de alto nivel, a tal punto de no tener freno ni fronteras para verse reflejado en el mundo.

Hablo de Venezuela, esto también pasa en otros países, pero en mi caso este tipo de cosas me han ayudado a adaptarme a propuestas como esta.

-¿Cómo te cambia la vida este trabajo? ¿Estarás recorriendo el mundo con Cirque Du Soleil?
Realmente es un cambio de vida, conocer nuevos lugares, trabajar con personas de muchas partes del mundo. Es un aprendizaje a diario de todo punto de vista, personal, profesional, espiritual y musical. Es ver el arte más allá de donde había podido, eso es un cambio y es importante.

-¿Cómo ha ayudado el sistema a tu formación musical?
Empecé a los ocho años de edad en un núcleo del Sistema y mi formación académica la logré a través de esto, participando en festivales de percusión, seminarios, talleres y clínicas, así que gran parte mis logros se los debo al Sistema y estoy muy agradecido.

-¿Tus padres también son músicos?
Mis padres no son músicos, recuerdo que mi Mamá me cantaba desde niño y mi Papá toca un poco de cuatro y guitarra pero no se dedican a la música. Corremos con la suerte de que el cuatro es un instrumento que se puede encontrar en cada rincón de Venezuela. Si la pregunta es por la influencia que tuve para ser músico, el cuento es largo.

-¿Qué opinas sobre la emigración de los músicos venezolanos?
Claro está que algunas de las razones en común son obvias, entre otras, siempre pensando en estar mejor y no solo eso, también poder expresar el arte de hacer la música cada vez mejor ya que la situación en la que está actualmente el país no ayuda. Puede verse como un problema pero también como una buena manera de buscar nuevos caminos, lo malo no es malo, es bueno, se aprende de lo malo y quizá encontremos lo que realmente somos estando fuera de nuestra zona de confort y así conocer y aprender más cada vez y de alguna manera hacer que eso llegue a más personas.


Fuente: elvenezolanodemadrid.com
Compartir en Google Plus

SOBRE POSITIF

 photo P_zpsxojt79vl.jpg
Positif es un portal dedicado a reunir las noticias positivas de Venezuela para ofrecer a todos los venezolanos un lugar donde apreciar nuestro país y sentirnos orgullosos de él. No somos un muro que busca tapar la realidad que vivimos día a día, sino un espacio para descansar de ella.
    Comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario