Joven de 22 años quiere construir un equipo de trabajo conformado por robots

“Ayúdanos a construir un enjambre de robots”, dice el perfil en Twitter de Kevin Hernández (@Keeeeeeevin), quien con tan solo 22 años de edad desarrolla una investigación en el Laboratorio de Prototipos de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET), basado en un nuevo enfoque para la coordinación de sistemas, que consiste en un número de robots simples que interactúan entre sí para llevar a cabo un objetivo.

Kevin lleva dos años en este desarrollo, pero las limitaciones económicas, el costo de los insumos y el hecho de que no se consigan en Venezuela, han dificultado el avance del trabajo, razón por la cual decidió emprender una campaña en redes sociales y en la página www.life.indiegogo.com para recoger los mil dólares que necesita y así poder completar la construcción de 10 robots que requiere para desarrollar el sistema de interacción, inspirado en el trabajo en equipo que hacen los insectos, por ejemplo las hormigas o las abejas.


Kevin no está solo, en el Laboratorio de Prototipos de la UNET, coordinado por el profesor Jesús García, un equipo multidisciplinario entre profesores investigadores, algunos en tesis doctoral; y estudiantes de pregrado, adelantan casi 10 proyectos diferentes sobre robótica, mecánica, y otras áreas complejas, que ponen al Táchira, si bien no al mismo nivel, en un importante escalafón de lo que se hace en robótica en el mundo, y no por falta de conocimientos ni voluntad, sino por los pocos recursos disponibles para respaldar la investigación.

“Todo surgió con la idea del profesor Ángel Gil, de hacer un enjambre de robots para su tesis doctoral, él compró los elementos básicos para construir 3 robots, y a partir de esos yo comencé el diseño de un robot sencillo que pudiera interactuar con otros iguales y que se comunicaran a través de un programa central, logrando algún tipo de cooperación. Ya llevo dos años en el diseño de los robots y el diseño del programa que los controla. Existe un programa central que hace que los robots se comuniquen entre ellos y con el programa, de donde surgen los comportamientos complejos” explicó Kevin Hernández.

Detalló que los robots tienen un comportamiento sencillo, como evadir un obstáculo, pero cada vez que eso ocurre el programa de control se entera y le comunica a los otros robots, en función de que tienen personalidades diferentes basadas en emociones simples, surge un comportamiento que no es programa de manera directa, incluso pueden detectar que otro robot desea hacer algo y decidir si acude a ayudarlo, generando emociones como alegría, tristeza, pero todo con la idea de crear una infraestructura de un enjambre de al menos 10, y así determinar los comportamientos curiosos que pueden surgir.

Los dos robots que ya construyó Kevin Hernández, que serán utilizados en parte para la tesis doctoral del profesor Angel Gil, se pueden comunicar y tienen interacciones sencillas, el objetivo es desarrollar algoritmos y que luego otro investigador pueda aplicar también su idea con esos mismos robots, porque la robótica de enjambres se basa en desarrollar algoritmos de interacciones, dice el autor quien piensa incluso en otros estudiantes que tengan esto como punto de partida.

En este enlace está la información para que las personas puedan hacer su donación, en este caso en dólares, y también se consiguen videos de los robots ejecutando algunas acciones.


Equipo multidisciplinario
 
Por encima de la falta de dinero, y empleando tiempo completo en el trabajo que desarrollan, este grupo de investigadores, profesores y estudiantes, no cesan en su meta de crear robots que desarrollen diferentes funciones y que se apliquen desde la academia, con servicios como uno recién creado que busca acercarse a las escuelas e incentivar a los niños en este tema.

En el Laboratorio de Prototipos también trabaja la profesora Belkys Amador, quien recientemente diseñó una prótesis de rodilla en el área de biomecánica; la profesora Marilena Yegüez en modelado y simulación; Franklin Duarte, Saúl Quintero, con robótica; y Ángel Gil, coordinador de Investigación Industrial, además de varios estudiantes.

Ángel Gil explicó que, al llegar al laboratorio les apasionó la robótica y cada vez se han sumado más muchachos, con la motivación que se dio al iniciar en 2011 las competencias nacionales de robots y el intercambio con otras universidades.

Indicó Gil que la robótica es un área de investigación que involucra muchas disciplinas como matemática, biología, mecánica, electrónica, informática, arte, y se aplica en múltiples campos como militar, civil, en el hogar, y en su caso trabaja la robótica cooperativa o enjambre de robots, que sean muchos robots simples que en colectivo puedan hacer funciones complejas, como hacen los insectos; y además con la complejidad de insertarle emociones básicas a un robot.

Jesús García, profesor de diseño mecánico y responsable del Laboratorio de Prototipos, dijo que en este espacio multidisciplinario se trabaja además con diseño mecánico, diseño de máquinas, herramientas de simulación computacional, aunque el fuerte sea la robótica pero no es lo único que hacen.

García admitió que es difícil este tipo de labor en Venezuela. En su caso desarrolla su tesis doctoral, un robot llamado Lázaro, para el cual recibió aporte de Fundacite, la Gobernación del Táchira en la gestión de Pérez Vivas, la UNET, pero también junto con la profesora Itza Medina, compañera de proyecto, han tenido que invertir muchos recursos para este esfuerzo.


Competencia nacional UNET Bots
 
Del 28 al 30 de octubre, Táchira será la sede nacional de la competencia UNET Bots, que recibirá a numerosas universidades del país, en distintas categorías, para presentar sus robots, según los requisitos en cada una de ellas.

La competencia nace en el 2011, cuando la Universidad de los Andes organizó ULABots 2011, “luego en el 2012 fuimos a Guayana a UNEGBots”. Por su parte, la USB y la UCAB organizaron CCSBots 2013, en el 2014 la competencia vuelve a la ULA con ULA Bots, y en el 2015 el Táchira es sede de este evento, que ya llega a su quinta edición consecutiva.

Este año, según explica el profesor Ángel Gil, la competencia, además de las categorías desafío, seguidor, y sumo, incorporó la de pioneros, que busca sumar a niños de educación primaria y secundaria, a adentrarse en el mundo de la robótica desde el diseño de robots simples.

En el caso de los pioneros, las inscripciones aún están abiertas para colegios, escuelas y liceos que deseen participar, y pueden inscribirse ingresando a la página web donde encontrarán todos los requisitos.


Fuente: lanacionweb.com
Compartir en Google Plus

SOBRE POSITIF

 photo P_zpsxojt79vl.jpg
Positif es un portal dedicado a reunir las noticias positivas de Venezuela para ofrecer a todos los venezolanos un lugar donde apreciar nuestro país y sentirnos orgullosos de él. No somos un muro que busca tapar la realidad que vivimos día a día, sino un espacio para descansar de ella.
    Comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario