Ser Urbano, un grupo que nace para disfrutar la ciudad de noche



Ser Urbano es precisamente un grupo de gente que se las ingenia para vivir y disfrutar la ciudad de una forma distinta. Nació en 2009, su primera actividad fue una pelea de almohadas en una de las principales plazas de Caracas, el centro de su filosofía se encuentra en lo lúdico. Ana Pereira, una de las integrantes de lo que empezó siendo un grupo y hoy en día ya es una comunidad, comenta al respecto:  “La idea era hacer intervenciones donde el espacio público se utilizara para jugar, con la idea de que mientras más se usan los espacios públicos la violencia baja, hay mejor sentido de comunidad, se estimula la ciudadanía y las personas pueden comunicarse mejor entre ellas”.

En 2010 deciden apoderarse de la noche y realizan el primer picnic urbano nocturno. Desde entonces ya han realizado más 200 y la comunidad ha crecido hasta tener casi 8.000 seguidores en facebook.
La dinámica es sencilla, consiste en compartir una cena sana cada martes en algún lugar público. Al principio los organizadores elegían la locación de la semana, ahora se hace por elección en el grupo de facebook en el que cualquiera puede proponer un nuevo espacio para el siguiente picnic.

Los lugares suelen ser plazas o cualquier sitio de la ciudad al que se pueda llegar en metro o metrobús y se han reunido con éxito desde Catia hasta Petare, de extremo a extremo de la ciudad. Cada quien lleva comida para compartir (preferiblemente vegana para garantizar que personas con diversos tipos de dieta puedan disfrutar también), sus cubiertos, y unos extra en caso de que algún transeúnte decida unirse, y así, se sientan a cenar juntos.


El centro es un mantel en el que se colocan todos los alimentos que se comparten luego de unas breves palabras de bendición que algún participante de cualquier credo quiera realizar. Es un espacio para la diversidad en todos sus sentidos. En una buena noche de picnic se pueden sumar hasta 70 personas a compartir.

Pero no todo es comer, algunos picnics son temáticos, por lo que puede ser que algún martes veas a un grupo de personas disfrazadas, soplando burbujas o haciendo yoga para luego compartir la cena en una plaza caraqueña.

A la iniciativa se han sumado también muchos extranjeros, turistas alternativos y mochileros, que encuentran en los picnics la manera perfecta de conocer la ciudad y su gente de una forma distinta. De China, Austria, Argentina, Polonia, Colombia son algunos de las países cuyos turistas se han paseado por estas veladas.

Recuperar las plazas, abandonar el miedo
Contra el pronóstico de los índices de inseguridad en el país, desde que Ser Urbano empezó a realizar los picnics urbanos nocturnos en 2010 hasta la fecha no han sufrido ningún atraco o incidente que lamentar durante sus actividades, se han realizado en muchas ocasiones en zonas comunmente señaladas como peligrosas como la Plaza Pérez Bonalde en Catia o la Plaza Bolívar de Petare, en especial en horas de la noche. ¿Cuál es el secreto?

Jhanan Naime, un asistente frecuente a los picnics tiene la respuesta: “Hay mucha creencia de que Caracas es muy insegura, y efectivamente es insegura si estás solo o si van dos personas nada más, pero por eso el picnic es muy seguro, porque hay mucha gente, entonces es muy difícil que te pase algo, ya con que hayan 10 personas juntas en una plaza es muy difícil que alguien quiera acercarse a robar.

Los sitios de reunión fueron desplazados por los centros comerciales, los cines, los lugares privados y pagos, entonces existen muy pocas opciones y la gente no se imagina que los espacios de entretenimiento puedan ser públicos y gratuitos. Con estas actividades uno se da cuenta de que hay otras formas de entretenimiento, de salir de noche y de compartir con amigos y conocer gente nueva”.
En esto concuerda Ana, que asegura que este tipo de actividades deshace la cultura del miedo y más allá de eso, también funcionan como un espacio para sanar otros males que aquejan a la sociedad venezolana, como por ejemplo la polarización.
A los picnics asisten personas de todas las tendencias que quieren vivir su ciudad de forma distinta, en sus propias palabras: “Cuando te sientas a compartir tu comida y a conversar en una plaza se desarma el miedo y también se borran las divisiones entre personas”.

A partir de estas veladas han surgido grupos que han impulsado sus propias tomas nocturnas de espacios públicos, como por ejemplo La Ruta Poética, que de forma similar a los picnics de Ser Urbano consiste en reunirse específicamente en Plaza Venezuela para compartir poesía en el corazón de la ciudad, además de las réplicas personales que muchos de sus participantes hacen con sus amigos más cercanos. Jhanan comenta: “Si hay una noche en la que yo quiero verme con mis amigos, nos vamos a una plaza y con tal de que seamos 4 o 5 yo siento que estamos seguros y de verdad ha sido así”.


Hasta los policías resultan sorprendidos ante la gente ocupando los espacios que en principio se supone que son precisamente para el encuentro y el esparcimiento, tanto Ana como Jhanan relatan que muchas veces y en todos los municipios les han sugerido abandonar las plazas “por su propia seguridad”, pero con buena vibra y alegría los comensales se rebelan ante la cultura del encierro que parece haberse instalado en Caracas.
Ana comenta con mucho cariño que lo que más disfruta son los abrazos que abundan al inicio y el final de cada picnic, y es que en este tipo de reuniones no sólo se intercambian alimentos para el cuerpo, sino también se recarga el espíritu y las ganas de transformar la manera en la que nos relacionamos con nuestro entorno y entre nosotras y nosotros mismos.

Fuente: eltoque.com
Compartir en Google Plus

SOBRE POSITIF

 photo P_zpsxojt79vl.jpg
Positif es un portal dedicado a reunir las noticias positivas de Venezuela para ofrecer a todos los venezolanos un lugar donde apreciar nuestro país y sentirnos orgullosos de él. No somos un muro que busca tapar la realidad que vivimos día a día, sino un espacio para descansar de ella.
    Comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario