Un venezolano es “mente brillante” de Pixar

http://cdn.eluniversal.com/2012/08/12/11867422_copia.520.360.jpg

Industrias como Pixar Studios, dedicadas a hilvanar la magia detrás de los efectos visuales, son las responsables de hoy poder plasmar en una pantalla (grande o pequeña) absolutamente todo lo que la mente humana sea capaz de soñar, difuminando el umbral entre lo real y lo fantástico, imprimiéndole credibilidad a lo increíble. El venezolano Esdras Varagnolo es literalmente una de las “mentes brillantes” de la familia Pixar que lleva a cuestas la envidiable y compleja tarea de “dar luz” a universos fantásticos que han pasado a formar parte de la cultura popular global.

En conversación con La Verdad desde la sede de los estudios en San Francisco, California, este joven merideño cuenta cómo la búsqueda de un sueño lo llevó hace más de 20 años a abandonar la carrera de Arquitectura para estudiar Animación 2D en Estados Unidos y emprender un camino que lo llevó a ocupar el rol de director técnico de iluminación en una de las compañías de animación computarizada y efectos visuales más prestigiosas del mundo.  

"Cuando llegué a Los Ángeles vine con la idea de estudiar animación tradicional y casi inmediatamente descubrí que esa industria ya estaba muriendo, así que habiendo estudiado Arquitectura tenía facilidad para trabajar con computadoras, pero no necesariamente quería hacer eso, sino dibujar, trabajar más a mano”, comentó Esdras mientras miraba fijamente un mural de la película Los Increíbles que adorna parte de la planta superior del edificio Steve Jobs (rebautizado así en honor al extinto cofundador de Pixar).

 - ¿Cómo fue esa transición de la animación tradicional a la computarizada?  
- Teniendo un background como dibujante un amigo me dijo: '¿Por qué no te pones a estudiar animación digital?', así que tomé el consejo y poco a poco comencé como asistente de producción en una compañía pequeñita en Santa Mónica. De ahí en adelante empecé a conocer más personas del medio y a hacer conexiones, eso que llaman networking, paralelamente me concentraba también en fomentar mis habilidades y aprender un poco más de programación, matemática, física y ser como una esponja para absorber el conocimiento de todo lo que me rodeara. Al final del día fue la cantidad de gente que conocí en el camino y una multitud de amigos quienes me ayudaron, además del deseo de hacerlo, porque aunque suene a cliché es cierto lo que dicen de querer es poder.

- Pixar suena como una meta inalcanzable, sobre todo desde Venezuela donde el género de la animación digital es inexistente. ¿Cómo fue el proceso para entrar?
- Yo estaba en una charla en Venezuela y uno de los exponentes fue un ingeniero de herramientas de animación que trabaja aquí, y mientras hablábamos me dijo: 'Oye, Pixar está buscando personas para hacer animación, dame tu demo y se los mostramos a la gente a ver qué pasa'. Claro, para ese momento ya yo tenía nueve años trabajando en la industria del cine con Digital Domain, la empresa de James Cameron, y había participado en películas como El Día Después de Mañana, I-Robot, Star Trek Nemesis, Stealth (La Amenaza Invisible) y Miniespías, pero aún así tenía un temor bastante fuerte, pero lo presenté aquí y a la semana me llamaron, así que la entrada fue bastante fácil para mí, pero llegar hasta donde estaba fue un camino que me tomó nueve años.

- ¿Cuál fue tu primera encomienda como recién llegado?
- Mi primera asignación fue para la película Cars (2006), donde trabajé como iluminador de tomas, luego pasé a hacer iluminación digital en cortos, fui maestro de iluminación en Ratatouille (2007) y de ahí para adelante he estado en ese medio, ahorita me desempeño como líder técnico de iluminación que consiste en supervisar el proceso. Cada película tiene un representante con el mismo cargo.

- ¿En qué estás trabajando en este momento?
- La película se llama El Buen Dinosaurio, que será una de las novedades que presentará Disney este año en la Expo D23 de Anaheim y estamos trabajando a toda marcha para terminar el look del filme que saldrá el próximo verano.

- ¿Sigues en contacto con Venezuela, tu familia sigue allá?
- Sí, mi padre, mi hermana y mi hermano siguen allá, mi madre está aquí en Los Ángeles y estamos en una dinámica de ir nosotros o ellos vienen con cierta frecuencia. La última vez fui por dos semanas en agosto del año pasado y estuve en Margarita, Mérida y Caracas.

- ¿Qué representa para ti volver a tu tierra desde la perspectiva de todo lo que has logrado profesional y personalmente?
- Es surrealista ir a Venezuela y ver los cambios, yo tengo casi 20 años fuera del país y voy cada dos o tres años de pasadita. Cada vez regreso acá humilde y agradecido por todas las cosas que tengo y el éxito que he podido obtener. Siempre recuerdo con mucho cariño a mi gente, pero a veces también me da un poco de dolor ver cuánto sacrificio y obstáculos tiene que hacer la gente para lograr las cosas.

Hay mucha gente con ganas de hacer cosas, pero no hay recursos ni respaldo para cambiar la ruta y poder lograr algo un poco más interesante. Estamos como estancados, pero de una forma extraña porque la vida continúa, de cualquier forma me da alegría ver que la gente todavía es optimista, con ganas de hacer cosas, pero con un poco de dificultad por esas cosas que están como desfasadas. No hay una conexión coherente con la realidad.

- ¿Qué tanta distancia hay entre lo que has visto en Venezuela referente a la animación digital y lo que haces aquí?
- He visto un par de ejemplos de gente en Maracaibo y Caracas que le echan pichón, pero todavía les falta mucho desde el punto de vista tecnológico y narrativo, hay buen ojo y mucho deseo, pero hace falta una buena mano de dirección general de arte y guiones con buenas historias. Los ejemplos que yo he visto no son de ese estilo, van más por el lado de los comerciales. Aún no he visto nada en términos de producción de una película. Lo que hay está muy verde.

- ¿Te animarías a compartir tu experiencia en foros o charlas para realizadores venezolanos en proceso de formación?   
- Sí, de hecho unos cuantos grupos me han llegado a tocar la puerta para ir a dar una clase magistral o una charla de un día, el problema es que mis obligaciones aquí son grandes y es muy difícil compaginar los tiempos entre lo que estoy haciendo aquí y las fechas que me ofrecen allá y compartir con la familia.

Hasta el momento solo he podido participar en dos foros, el último que hice era bastante enfocado a contar historias con luz, pero creo que era muy específico y para poder aprovechar bien el tema la audiencia debía tener como mínimo una formación como fotógrafo profesional, cine o artes en general, y me topé con una audiencia de estudiantes que tenían trasfondos muy diversos.

- ¿Qué le dirías a un venezolano que quiera emularte e incursionar en el campo de la animación digital?
- Lo primero que le diría es que se viniera a estudiar gráficos computarizados o ciencia de computadoras en una universidad aquí en Estados Unidos, hacer ese sacrificio y agarrar un poco de vuelo.

Hay bastantes estudiantes que han tocado a mi puerta a través de Linked In y me piden que los oriente sobre las carreras y universidades a las que deberían optar. En definitiva es una cuestión de buscar buenas escuelas, mantener una disposición abierta a acumular conocimientos y buscar una pasantía en una compañía pequeña; no necesariamente tiene que ser Pixar, sino lo que se pueda y de ahí poco a poco asimilar el estilo de trabajo y hacer una red de conocidos asistiendo a todos los simposios de la industria a los que pueda ir.

“He visto un par de ejemplos de gente en Maracaibo y Caracas que le echan pichón, pero todavía les falta mucho desde el punto de vista tecnológico y narrativo”
Esdras Varagnolo. Director técnico de iluminación de Pixar


Fuente: laverdad.com
Compartir en Google Plus

SOBRE POSITIF

 photo P_zpsxojt79vl.jpg
Positif es un portal dedicado a reunir las noticias positivas de Venezuela para ofrecer a todos los venezolanos un lugar donde apreciar nuestro país y sentirnos orgullosos de él. No somos un muro que busca tapar la realidad que vivimos día a día, sino un espacio para descansar de ella.
    Comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario