La disquera favorita de todo el internet latinoamericano es venezolana

Hace ya mucho tiempo que comenzó a destruirse el emporio de las casas discográficas en el mundo. El internet ha sido el arma más poderosa para lograrlo y con él no sólo se ha podido revertir ese anhelo de los artistas por pertenecer a una, sino que también han nacido otras que se mueven bajo la bandera de la independencia, de la digitalidad y, sobretodo, de la originalidad. Hoy en día no es sorpresa encontrar millones de netlabels (aptamente acuñado ya el término para nuestros tiempos) con millones de maneras de hacer música. Pero hace cinco años era un mundo diferente.

Desprendida de aquel mítico blog venezolano llamado NTSFRSH –pronunciado como Not So Fresh por aquellos que se creían frescos y ahora desaparecido entre códigos html-, Cocobass llegó en un momento en el que el internet estaba sediento de música latinoamericana de alta calidad. Nació como una bocanada de aire fresco para oídos curiosos que comenzaban a ahogar sus penas en Tumblr y blogspots de una calidad cuestionable. Apareció cuando los blogs de alta reputación de hoy en día comenzaban a presentar a los próximos nombres gigantes de la industria. Fue un espacio de descubrimiento que hasta la fecha se continúa aplaudiendo.


Hoy en día Cocobass se encuentra catalogada como una especie de discográfica en línea de culto. Sus artistas siempre han apuntado a convertirse en los próximos nombres incluidos en carteles de festivales de reputación a nivel latino y lo siguen haciendo en la actualidad. Diamantero, Flybvck y Tony Gallardo (miembros fundadores) siempre tuvieron un oído fino para poder alojar a los próximos artistas de renombre en internet. No siempre fue así, pero la mayoría de las veces el inicio para todos ellos se recordará por haber sido Cocobass.

Basta con nombrar algunos ejemplos para darse cuenta. Los primeros releases de Cocobass contenían lo que después se conocería como Ruidosón a nivel latinoamericano y que hoy en día permanece latente. En este hogar digital están Kibosé o Violentao de María y José (sí, el mismo Tony Gallardo) o Ritmo De Amor, el sencillo que le daría todo a Los Macuanos y Pocktlee de Mock The Zuma o el EP1 de Siete Catorce. Y también se pueden mencionar a otros que permanecieron bajo el umbral esperando ser descubiertos como Mr. Ioso, Jairomendez o la cumbia frenética de El Hijo De La Diabla. Fue una casa de apuestas y la mayoría de las ocasiones acertó en el futuro de la música.

Recordar su extenso catálogo –hoy en día con cuarenta producciones oficiales- es un ejercicio melancólico y al mismo tiempo emocionante para todos los que estuvimos ahí desde el inicio. En su página de internet se pueden encontrar algunos tesoros que el internet nunca permitió que triunfarán como Confort Y Música Para Follar de Dubberman o Dembow de Dembowsky, así como se pueden recordar artistas que tienen un valor especial y que sin embargo nunca lograron llegar a la gloria social como Los Poca Soda. Cocobass era y sigue siendo una casa para todo aquel que demuestre alguna virtud en especial, no importa lo que suceda después.

Al mismo tiempo, Cocobass siempre se caracterizó por ser un lazo de amistad entre Venezuela y México. Sus fundadores y cabezas encontraron en ella un lugar no sólo para darles voz a esos productores que la pedían a gritos, sino también un espacio de discusión sobre la música electrónica latinoamericana de todos estos años. Por eso es que discos como Natura de los Waya Waya o Mexican Pointy Boots de Photo Romance permanecen ahí, casi en el anonimato popular, al mismo tiempo que varios del resto triunfan en la gloria social. Es una disquera rica y que siempre se puede explorar con un gusto incomparable.

En 2015 Cocobass permanece activa. Siempre con el firme objetivo de ser un lugar para exponer talentos que podrían o no convertirse en la próxima gran cosa de la zona (acaban de sacar un disco con TyU, la promesa de la música electrónica en Nayarit. No importa el género, ni la zona de residencia, ni mucho menos el aspecto, vocación o edad de quien esté alojado en ella, Cocobass es y seguirá siendo una disquera propia del internet, un lugar en donde el mundo cabe en una computadora. Y todo el catálogo de Cocobass puede estar en una también. Háganlo, que escuchar toda su historia es un ejercicio que nadie ahí afuera se debe perder.



Conéctate con Cocobass en: Facebook // Sitio // Soundcloud // Bandcamp

Fuente: thump.vice.com
Compartir en Google Plus

SOBRE POSITIF

 photo P_zpsxojt79vl.jpg
Positif es un portal dedicado a reunir las noticias positivas de Venezuela para ofrecer a todos los venezolanos un lugar donde apreciar nuestro país y sentirnos orgullosos de él. No somos un muro que busca tapar la realidad que vivimos día a día, sino un espacio para descansar de ella.
    Comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario